“Avionetazo” en Mahahual: Pericia del piloto evitó una tragedia aérea


Adrián GONZALEZ CALDERON

Un viaje de recreo estuvo a punto de convertirse en tragedia cuando la avioneta en la que viajaban cuatro extranjeros se desplomó a casi dos kilómetros del muelle de cruceros Costa Maya, en el litoral entre Mahahual y Uvero. Afortunadamente la pericia del piloto permitió el aterrizaje forzado en medio de una zona de piedra y arena, asimismo, los viajeros resultaron con lesiones leves.

Datos obtenidos con los pobladores de Mahahual refieren que a las 16:00 horas de ayer,  paramédicos de la Clínica Costamed atendieron a cinco personas que habían sufrido un percance aéreo en el litoral. Algunos testigos dijeron que vieron una avioneta desplomarse, además que no daban crédito a que los tripulantes anduvieran por su propio pie.
Aunque las autoridades policiacas no estuvieron disponibles para confirmar lo manifestado por los lugareños, con los datos obtenidos se pudo conocer que se trata de una aeronave de la marca Piper Saratoga, del servicio particular, con matrícula XB-OBB, que brindaba servicio turístico a cuatro extranjeros.
La aeronave despegó de la aeropista de Mahahual que está bajo el resguardo del Ejército mexicano, llevando a los cuatro pasajeros y el piloto, el viaje inició bien pero estando en el aire a aproximadamente dos kilómetros del muelle Costa Maya, entre Mahahual y Uvero, el motor presentó fallas mecánicas, por lo que intentaron regresar a la aeropista.
El piloto no pudo llegar hasta la aeropista viéndose obligado a realizar un aterrizaje forzoso en medio de las dunas de arena y en una zona rocosa, provocando que en el descenso abrupto los pasajeros sufrieran lesiones, mismas que no ponen en peligro sus vidas; sin embargó, sí presentaron crisis nerviosa.
Las peripecias en el aire y las llamadas de auxilio del piloto alertaron al equipo de rescate de la Armada de México, así como a personal de muelle de cruceros Costa Maya, quienes de inmediato se dispusieron apoyar a los accidentados.
Por la movilización del personal del muelle Costa Maya, propiedad de Isaac Hamui, las primeras versiones apuntaban que familiares de este empresario habían sufrido un percance, lo cual fue confirmado como falso cuando se vio a los turistas ser atendidos por personal de la Clínica Costamed.
Cabe destacar que al cierre de esta edición no se ha brindado una versión oficial sobre la causa del accidente, pero el vehículo aéreo será revisado para descubrir la verdad y aplicar castigos o sanciones en caso de ser necesario.