Irrumpen en el Congreso

 Ex soldados de Guatemala exigen indemnización

 

CIUDAD DE guatemala, 19 de octubre.- Ex militares de Guatemala irrumpieron este martes en el área trasera del Congreso y quemaron varios vehículos en una protesta para exigir una indemnización por sus servicios durante la guerra civil de 1960

a 1996.

Los manifestantes ingresaron por la fuerza a un parqueo del parlamento al romper una puerta de metal y también colocaron cadenas con candados en varias puertas para evitar que algunos diputados y trabajadores pudieran salir del recinto.

Además, los ex soldados incendiaron varios vehículos que estaban estacionados en ese lugar. La televisión local transmitió en vivo imágenes de fuego y columnas de humo que salían de los coches.

La protesta fue convocada en rechazo a la supuesta negativa de los diputados de aprobar una iniciativa de ley donde les autorizan la indemnización de 120 mil quetzales (unos 15 mil dólares / 314 mil 50 pesos mexicanos) para cada soldado jubilado o sus familiares si estos ya murieron, otorgado en cuatro pagos anuales, esto por su labor durante el conflicto armado interno, que dejó 200 mil muertos y desaparecidos, la mayoría a manos del ejército.

La compensación económica a los veteranos de la guerra interna fue una de las promesas de campaña del presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, en su campaña de elección en 2019.

Más de 200 de agentes antimotines de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala retomaron posteriormente el control del Congreso del país centroamericano, después de que fuera invadido a la fuerza por veteranos militares.

Los policías lanzaron bombas con gas lacrimógeno a los manifestantes en los sectores aledaños al Congreso, hasta conseguir frenar el caos continúa en las instalaciones del Parlamento y sus calles aledañas, en el Centro histórico de la Ciudad de Guatemala.

Los militares ingresaron pasado el mediodía de este martes a través del parqueo de las instalaciones del Organismo Legislativo, y entraron a algunas oficinas del lugar, donde quemaron algunas oficinas y al menos cinco vehículos.

La PNC logró que más de 100 trabajadores y diputados del Congreso abandonaran las instalaciones por salidas alternas, incluso el techo, pero varios sectores criticaron en redes sociales el lento actuar de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes.

“La situación es complicada, porque nos tienen retenidos”, dijo el ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel, a medios locales aún dentro del hemiciclo, donde se encontraba por una citación.

También, el diputado Luis Fernando Pineda pidió “ayuda” en sus redes sociales, al señalar que los ex militares tenían machetes y piedras y consiguieron ingresar al derribar el portón de hierro del estacionamiento del Palacio Legislativo.

“Corrimos para subirnos a las patrullas y salir de ahí por la novena avenida. Todos estamos conmocionados. Los ex militares están demasiado violentos, están con machetes y piedras, amenazantes. Quemaron mi oficina y destruyeron carros y otros despachos cerca del parqueo”, relató el diputado de Movimiento Semilla Luis Fernando Pineda Lemus, segundos después de haber sido evacuado.

Los ex combatientes del conflicto armado interno se habían manifestado en diversos días durante las últimas dos semanas, con bloqueos de carreteras, y finalmente este martes decidieron tomar acciones en contra del Congreso.

La guerra interna acabó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el gobierno y la Guerrilla compuesta por la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), que en más del 90 por ciento de los casos son atribuidos al Ejército de Guatemala según la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de las Naciones Unidas.