Cese fulminante a gerente

 Por discriminar a trabajadores

 

Lanrry PARRA

ISLA MUJERES, 11 de octubre.- Trabajadores del hotel Privilege Aluxes regresaron a sus labores, después de tres horas de negociaciones que dieron como resultado el cese definitivo del gerente general, Humberto Pérez García, originario de Cuba, y de otros dos empleados de confianza.


El despido del gerente se dio junto con el del jefe del departamento de Recursos Humanos, Hugo Gómez, originario de la Ciudad de México, y el de la encargada del departamento de Alimentos y Bebidas, Anel Ramadanova Bekirova, al parecer de las Islas Baleares, Palma de Mallorca, según su perfil en Internet.
Los arriba mencionados fueron señalados por los trabajadores como personas déspotas, ya que los humillaban y maltrataban durante las jornadas laborales.
Entre las quejas del personal destacaron la falta de uniformes, la dotación de alimentos mal preparados y en ocasiones hasta en mal estado, baños insalubres y sin papel, entre otros, además de los gritos y humillaciones constantes.
Cabe señalar que estos trabajadores, quienes están afiliados la CROC, acompañados del secretario de interior de este sindicato, Noel Pinacho Santos, llegaron a las 07:30 horas a las puertas del hotel, se instalaron y esperaron a que alguno de los directivos saliera a dar la cara y atendiera sus demandas, lo que ocurrió 45 minutos después, cuando el representante de la pagadora y enlace con los propietarios españoles, Vidal Ruiz, escuchó sus peticiones y las transmitió vía telefónica a los directivos hasta España. Al regresar, el intermediario en un primer momento propuso que solamente se despidiera a Ramadanova Bekirova, se suspendiera 15 días sin goce de sueldo a Pérez García y se reubicara a Hugo Gómez.
Desde luego que la respuesta de los trabajadores y del líder sindical fue rotundamente negativa en el sentido de que pedían que “rodaran las cabezas de las tres personas antes señaladas.
Fue hasta casi al mediodía cuando la petición de los inconformes se cumplió y se anunció el despido de los tres empelados de confianza, y de inmediato los trabajadores se integraron a sus labores.