Imprimir

Se decidirá en Cozumel

La serie final entre Pescadores y Cardenales

Lanrry PARRA

ISLA MUJERES, 8 de septiembre.- Tras una serie de artimañas del manager de los Cardenales de Cozumel, se logró que el segundo juego de la serie final de la Zona Norte de la Liga Estatal de Béisbol Quintana Roo, “Roberto Borge Angulo”, terminara empatado y este se trasladara a la Isla de las Golondrinas, para el próximo domingo 14 de septiembre, luego que el encuentro fuera suspendido por falta de luz, al cierre de la novena entrada.

Independientemente del método utilizado para que este segundo fuera trasladado a Cozumel para el próximo fin de semana, en realidad fue ¡Juegazo! El que los Cardenales de Cozumel e Isla Mujeres le regalaron a la afición, en el parque El Pescador, un partido digno de una final.
En este sentido, el segundo duelo de la serie por el cetro de la Zona Norte de la Liga Estatal de Béisbol “Roberto Borge” terminó empatado con un marcador de  3-3 por falta de luz, luego de batallar con la lluvia por alrededor de una hora.
El presidente de la Liga Estatal de Beisbol, Manuel Rentería, dijo que de acuerdo al reglamento, tras la suspensión de este juego por falta de luz, la conclusión del partido será el próximo domingo a las 11 de la mañana en el parque “Froylán López”, en Cozumel.
Añadió que en caso de ganar Isla Mujeres este segundo encuentro, el tercer y definitivo duelo iniciará una hora más tarde en la Isla de las Golondrinas. Sí Cozumel gana, sería el campeón de la Zona Norte, clasificando a la lucha por el título ante el ganador de la Zona Sur.
Regresando al encuentro en la sola, el lanzamiento inaugural del partido estuvo a cargo de José Luis “Chanito” Toledo, presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, donde la afición vivió en el parque “El Pescador” un tormentoso arranque.
Cozumel atacó a Omar Nieblas y dos jugadas desafortunadas propiciaron que Cardenales tomara una ventaja de 3-0.
Isla Mujeres batallo para meterse al partido y comenzó su reacción al cierre de la tercera entrada con una carrera que puso el pizarrón 3-1.
Para el cierre de la quinta entrada, un trueno por el jardín derecho salió del madero de Raúl Sánchez que con un compañero en los senderos, empató el partido 3-3 haciendo que el pitcheo de Henry Pompeyo perdiera control, por lo que entró al rescate Eduardo Sangueado que como pudo logró parar en seco la artillería de Isla Mujeres.
Omar Nieblas, trabajó siete entradas con un tercio, Alberto Pulido llegó al rescate y en la novena entrada lució la experiencia al tener la casa llena con dos outs, y con un mar de protestas, después de la lluvia, regresó a la lomita sólo para ponchar a Manuel Cano y colgar un cero tamaño de Isla Mujeres que mantuvo el empate 3-3.
El cierre de la novena entrada no trajo fortuna para Isla Mujeres y se mantuvo el empate, para que la tercia de umpires decrete el empate por falta de luz natural, dejando el desenlace para la ejecución del reglamento.