Campesinos comparten conocimientos

Con promotores forestales comunitarios

Alejandro CHAN PUC

FELIPE CARRILLO PUERTO, 18 de agosto.- José Gabino Acosta Pérez, comisario ejidal de Noh-Bec, destacó que los campesinos están compartiendo sus conocimientos sobre el cuidado y manejo de los recursos naturales, con 30 personas procedentes de varios Estados del Sureste mexicano que están formándose como promotores forestales comunitarios, a través de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Estos talleres se están llevando a cabo en coordinación con la Conafor, institución que tiene un buen concepto en el manejo de nuestros recursos forestales, de tal suerte que nuestro ejido es escuela de formación de promotores desde hace cuatro años, indicó el comisario ejidal.
“En cuanto a nuestro sistema de trabajo, ocupamos uno de los cinco primeros lugares a nivel nacional en cuanto a manejo forestal y protección al medio ambiente, de tal suerte que entidades como la nuestra registran ejidos escuela, entre estos están los Estados de Oaxaca, Veracruz, Michoacán, Sinaloa.
En este sentido, estamos orgullosos porque figuramos en los primeros lugares a nivel nacional en cuanto al manejo de recursos forestales en selvas tropicales, manejo de plantaciones forestales, extracción maderable programada y estudios previos, lo que nos permite además contar con un área de reserva forestal así como una superficie que es financiada para su conservación a través de programas de la Conafor”, manifestó.
En cuanto a la capacitación a los 30 promotores forestales comunitarios, se les imparte 15 días de capacitación teórica y 15 días de capacitación práctica, incluyendo visitas de campo, áreas de corte, visita al aserradero, entre otros aspectos.
En este taller participan campesinos provenientes de Tabasco, Yucatán, Campeche y Quintana Roo, en tanto que los talleres son impartidos por especialistas de la Conafor, por los productores y técnicos conocedores del ramo.
Finalmente, Acosta Pérez señaló que el ejido de Noh-Bec tiene más de 500 hectáreas de reserva ecológica con un plan de manejo y con programas de ecoturismo en el que se incluyen “El Cenote”, una belleza natural, y el hato chiclero “El Huasteco”, donde se aprecian gigantescos árboles de la región, en particular de áreas de zapote.