Por fin le otorgan perdón

A responsable de fatídico percance

Adrián GONZALEZ CALDERON

El automovilista que se quedó a dormido mientras conducía por la carretera número 307, rumbo a Felipe Carrillo Puerto, y sufrió un accidente en el que su progenitora perdió la vida, ya fue puesto en libertad, debido a que recibió el perdón por parte de sus consanguíneos.

En menos de 24 horas un agente del Ministerio Público del Fuero Común de la ciudad de Bacalar ordenó la liberación del mencionado conductor, debido a que el percance no se debió al consumo de bebidas embriagantes, sino a la falta de descanso adecuado.
Como se recordará, policías del municipio de Bacalar se trasladaron al kilómetro número 41 del tramo que conduce a Buenavista, luego de que un operador telefónico le informó sobre un percance en el que varias personas habían resultado heridas.
Los oficiales llegaron al sitio acompañados por paramédicos del Grupo de Rescate y Emergencias Médicas, quienes le brindaron primeros auxilios a Marbella Suárez Aguilar, de 54 años de edad, la cual presentaba varios golpes y fue necesario su traslado al Centro de Salud, del llamado Pueblo Mágico.
F.J.C.S., de 19 años de edad, explicó a los gendarmes que minutos antes conducía un vehículo de la marca Chevrolet, tipo Chevy Monza, de color azul y placas UUR-189 de Quintana Roo, de Norte a Sur, a más de 90 kilómetros por hora.
Agregó que se dirigía a Felipe Carillo Puerto, donde labora como enfermero, pero antes de llegar a su destino se quedó dormido, lo que provocó que perdiera el control, saliera de la cinta asfáltica y la unidad diera varios vuelcos antes de terminar entre la maleza.
En el choque resultó herida su progenitora, al igual que Wendy Elizabeth Moo Yama y Geni Salazar Moreno, de 35 y 31 años de edad, respectivamente, así como una niña de nueve años, de iniciales C.J.S.
Aunque los rescatistas hicieron su mejor esfuerzo, al igual que los médicos del Centro de Salud de Bacalar, la quincuagenaria perdió la vida minutos más tarde.