Estable, sobreviviente de brutal percance

Continúan las investigaciones

Adrián GONZALEZ CALDERON

El muchacho que sobrevivió al impresionante accidente ocurrido en la prolongación de la avenida Alvaro Obregón, a la salida de Chetumal, está estable, pero sedado y bajo observación en el Hospital General. Las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado continúan investigando el caso, pero aún no determinan quién es el responsable de lo ocurrido.

De acuerdo con información proporcionada por autoridades policiacas, el individuo antes mencionado fue identificado como F.A.M.L., de 21 años de edad, mismo que presenta dermoabrasiones en cara, boca y pecho, al igual que cortes de aproximadamente cinco centímetros en la axila, hombro y pecho del costado izquierdo.
De igual forma, este sujeto ha sido intervenido quirúrgicamente, debido a que presenta fractura múltiple en el pómulo derecho; sin embargo, ninguna de las lesiones son mortales y se espera que su recuperación sea completa.
Pese a que las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado continúan investigando el caso, aún no han podido determinar si el sobreviviente conducía la unidad o si su compañero fallecido fue el responsable de lo ocurrido; pero se sabe que ambos son de la comunidad de Subteniente López y se dirigían a sus hogares al momento del percance.
Como se recordará, a las dos de la madrugada de anteayer fue lanzada una alerta a través de todas las radiofrecuencias oficiales en las que se informaba sobre un accidente ocurrido a dos kilómetros del Centro de Reinserción Social de Chetumal.
Policías municipales, estatales y judiciales, al igual que paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, acudieron al lugar y le brindaron los primeros auxilios a un sujeto de tez morena y complexión delgada, mismo que presentaba fractura en la pierna derecha, el brazo izquierdo y numerosos golpes y raspones.
Mientras los rescatistas brindaban los primeros auxilios al herido y se preparaban para llevarlo al Hospital General de Chetumal, los oficiales revisaron el área horrorizados, debido a que había un coche que estaba partido a la mitad, además de que entre los fierros retorcidos había una persona muerta, misma que fue identificada posteriormente como E.L.
La unidad fue difícil de reconocer, pero al observarla detenidamente, los guardianes del orden notaron que es un coche de la marca Mitsubishi, tipo Eclipse, color negro, con placas UVS141 de North Darka.
Los peritos de la Dirección de Tránsito Estatal que atendieron el caso determinaron que el automóvil fue conducido a más de 120 kilómetros por hora, rumbo a la salida de la capital, y perdió el control y volcó varias veces hasta estrellarse con un árbol, pero el impacto no fue de frente, sino por un costado, lo que provocó que el automóvil se partiera por la mitad.