Murió a 120 kph

Joven pierde la vida al destrozar vehículo tras impactarse con árbol cerca del Cereso

Adrián GONZALEZ CALDERON

Un fatal percance ocurrió la madrugada de ayer en la salida de Chetumal, donde un sujeto que conducía un vehículo a más de 120 kilómetros por hora perdió el control, salió de la vía y se estrelló de costado con un árbol, lo que provocó que la unidad se partiera a la mitad.

De acuerdo con información recabada por el reportero, a las dos de la madrugada fue lanzada una alerta a través de todas las radiofrecuencias oficiales, en las que se informaba sobre un accidente ocurrido a dos kilómetros del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal.
Policías municipales, estatales y judiciales, al igual que paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, acudieron al lugar y le brindaron los primeros auxilios a un sujeto de aproximadamente 30 años de edad, de tez morena y complexión delgada, mismo que presentaba fractura en la pierna derecha, el brazo izquierdo y numerosos golpes y raspones.
Mientras los rescatistas brindaban los primeros auxilios al herido y se preparaban para llevarlo al Hospital General de Chetumal, los oficiales revisaron el área horrorizados, debido a que había un coche que estaba partido a la mitad, además de que entre los fierros retorcidos había una persona muerta.
La unidad fue difícil de reconocer, pero al observarla detenidamente los guardianes del orden notaron que el coche es marca Mitsubishi, tipo Eclipse, color negro, con placas UVS-141 de North Darka.
Los peritos de la Dirección Estatal de Tránsito que atendieron el caso determinaron que el automovilista fallecido condujo a más de 120 kilómetros por hora, rumbo a la salida de la capital, donde perdió el control y volcó varias veces hasta estrellarse con un árbol, pero el impacto no fue de frente sino por un costado, lo que provocó que el automóvil se partiera a la mitad.
Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado recolectaron pistas en el lugar antes de llevar a cabo el levantamiento y traslado del cadáver a la morgue del Servicio Médico Forense.