Remueven barcaza

De playa “Los Tuxpeños”, a petición de pescadores

Lanrry PARRA

ISLA MUJERES, 21 de septiembre.- Después de la denuncia de los pescadores de la playa conocida como “Los Tuxpeños”, ante la amenaza de contaminación desde la embarcación hechiza de los balseros cubanos, al fin fue removida de este lugar y trasladada al terreno de la de la Capitanía de Puerto.

El desalojo de esta barcaza se dio el sábado pasado, al parecer de parte de los elementos de la dirección de Protección Civil, mismos que habían dejado esta nave en este mismo sitio, sin la aprobación de los trabajadores del mar del lugar.
Como se recordará, la embarcación hechiza, de manufactura casera, que recaló hace un par de semanas en la zona de Playa Norte, fue removida de zona turística solamente para que sea depositada en la zona de pescadores aledaña a la playa Posada del Mar.
Desde luego esta situación causó malestar entre los pescadores, ya que dicha nave representaba un serio foco de contaminación, debido a que en su interior contenía decenas de litros de agua contaminada con diesel que temían que se vaciara a la orilla del mar, por lo que denunciaron a través de los medios de comunicación.
La acción de los trabajadores de Protección Civil al dejar esta lancha en la playa de pescadores fue calificada como falta de visión de las personas que se encargaron del traslado de la nave hasta este sitio, ya que después del esfuerzo realizado, bien pudieron sacar la nave hechiza del mar y depositarla en algún otro sitio para que no represente amenaza alguna para ningún sector de la Isla.
Según explicaron los pescadores, el alijo de los balseros cubanos fue trasladado hasta este sitio por los trabajadores de la dirección de Protección Civil, quienes solamente se encargaron de llevarse el motor que traía la lanchita para venderlo como chatarra, ya que era la pieza mejor valuada de la barcaza.
Entre tanto, el chatarrero que se iba a encargar de retirar esta nave, se negó a desmantelarla, ya que ya no le es redituable porque solamente le dejan una mínima parte de la embarcación, porque los que se encargaron de remolcar la lancha, prácticamente la desvalijaron y por 100 kilogramos de aluminio ya no es negocio trasladar sus herramientas y equipo hasta este lugar, por lo que tuvieron que ser los trabajadores de la Comuna los que se vieron obligados llevársela a otro lugar.