Estafan a turistas

Joyerías regresan al “ojo del huracán” por más ventas fraudulentas

Lanrry PARRA

ISLA MUJERES, 10 de septiembre.- Una vez más las joyerías de Isla Mujeres se encuentran en el ojo del huracán, debido a que otra vez están siendo señaladas por haber timado a varios turistas de origen extranjero por supuestas ventas fraudulentas.

En este caso, son dos las la joyerías que están siendo señaladas, “Black Diamond” y Silver Mine”, las cuales vendieron a sobre precio y entregaron piezas que no eran las que ofrecieron a los turistas.
El caso más sonado es el de la joyería “Silver Mine”, la cual supuestamente vendió un juego de aretes con diamantes, pero tristemente los turistas estadounidenses se dieron cuenta que no eran de esa piedra preciosa al momento de llevarlo con un joyero, quien les informó que las piedras resultaron falsas.
Después que los turistas, estando de regreso en su país, se dieron cuenta que habían sido estafados, se comunicaron con la dirección de Turismo municipal de esta Isla para darle a conocer este hecho que desde luego genera una pésima imagen para el destino y solicitaron el nombre del propietario de la joyería en la localidad.
Los turistas norteamericanos añadieron que están tratando de ponerse en contacto con el propietario de este negocio en Isla Mujeres, pero que a la fecha no ha habido respuesta y que esperan que responda a las llamadas telefónicas.
Además indicaron que acudieron a su banco en Estados Unidos para tratar de cancelar el pago por los aretes, hecho a través de una tarjeta de crédito, pero que en respuesta obtuvieron que no podían hacer la cancelación por que el bauche ya había sido cobrado.
Todo indica que este caso llegará a las instancias de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), para que esta dependencia tome cartas en el asunto y resuelva este caso, que desafortunadamente para el destino, se suma a otros más que se han registrado con anterioridad.
El otro fue el de una turista a la que se le vendieron unas cadenitas de plata para el tobillo, en la joyería “Gold Black” por la cantidad de 600 dólares, que al parecer fue sobre valuado, ya que según costaban mucho menos de esa cantidad,  ante lo que desde luego la visitante se manifestó en la dirección de Turismo.
Al ser ventilado el caso en la dirección de Turismo municipal, las dos partes llegaron a un acuerdo y finalmente el propietario de la joyería reintegro el efectivo, no sin antes de que la turista lo amenazara con manifestarse con una pancarta en las puertas de su negocio.
Lo grave del tema es que este tipo de casos se registran día con día sin que nadie haga algo al respecto, y mientras tanto, la imagen de este destino vacacional sigue en detrimento.