Verstappen ganó el GP Bélgica

Checo Pérez acabó último

 

LIEJA, Bélgica, 29 de agosto.- Polémica en la Fórmula 1 porque el Gran Premio de Bélgica terminó con solamente haber dado dos vueltas detrás del safety car, la FIA con eso dio por oficial la carrera

y el ganador fue Max Verstappen, que terminó primero en la clasificación del sábado y con eso le fue suficiente para triunfar este domingo, pero llevándose sólo la mitad de los puntos.

El mal clima hizo de las suyas desde temprano en Bélgica, una tormenta retrasó el GP e incluso provocó un percance del mexicano, Sergio Pérez, cuyo monoplaza sufrió severos daños. El equipo de Red Bull Racing logró tenerlo a tiempo para la que supuestamente sería la carrera; eso sí, a Checo le permitieron competir partiendo desde el último lugar y ahí se quedó, imposibilitado por las condiciones climáticas de intentar algo porque las vueltas detrás del safety car son “en fila india”.

Eso que precisamente impidió al mexicano salir del lugar 20 le ayudó a Max Verstappen a ganar una desabrida carrera. Como mencionamos, los puntos se repartieron a la mitad, por lo que el neerlandés obtuvo 12.5 unidades y no las 25 habitualmente otorgadas al triunfador de cualquier Gran Premio.

Lo que para muchos resultó “una decepción” por las condiciones y la decisión de la Federación Internacional de Automovilismo de no esperar al lunes para correr, para el británico George Russell fue inolvidable ya que significó su primer podio en la Fórmula 1 al ser segundo lugar, por delante de Lewis Hamilton que subió en tercero al estrado.

Al ser una carrera atípica en la que se cumplieron al menos dos vueltas (aunque fueran detrás del safety car), pero no el 75% de la ruta pactada, se entregaron puntos a la mitad por sexta vez en la historia de la Fórmula 1. Con esto, Lewis Hamilton sigue de líder del Mundial de Pilotos con 202.5 unidades, adelante de Verstappen que le pisa los talones con 199.5.

“Los fanáticos aquí han sido increíbles por aguantar esta tormenta en las gradas y tantas horas de demora, deben saber que no podíamos ver más allá de 5 metros por frente de nosotros, era muy peligroso”, aseguró el británico de Mercedes.

La F1 agradeció a sus fanáticos “el compromiso y la paciencia”, tanto a los que siguieron por televisión como los miles reunidos en las gradas en Bélgica, pero afirmaron que “pese a todos los esfuerzos era imposible correr este día”, alegando que la seguridad de todos siempre será la prioridad.