Ejemplo


Es con el que predicaron ayer los maestros quintanarroenses que, atendiendo a la alta responsabilidad que les ha sido encomendada, participaron en la primera jornada de la evaluación del desempeño profesional docente, misma que transcurrió sin mayores contratiempos.

Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, en total acudieron a cumplir con esta obligación 169 mentores, es decir, el 93.37 por ciento de los programados conforme al calendario establecido por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (Inee), siendo que fue la propia titular de la Secretaría de Educación y Cultura (SEyC), Marisol Alamilla Betancourt, quien a nombre del Gobernador Carlos Joaquín González, les hizo patente un reconocimiento por su confianza en dicho proceso, al tiempo que reiteró el compromiso de la actual administración de continuar brindándoles su respaldo para seguirse capacitando y así alcanzar mejores condiciones laborales y salariales con base en su desempeño profesional.
En este sentido, no se puede perder de vista que dicha evaluación, la cual se aplicó simultáneamente en Chetumal, Cancún y Playa del Carmen, tiene como finalidad apoyar a los profesores en la mejora de sus prácticas, así como garantizar el derecho de las niñas, los niños y los jóvenes a recibir una educación de calidad como está establecido en la Reforma Educativa que promovió el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, misma que ya está plasmada en la Constitución.
Al respecto, vale la pena señalar que así como les expresó su respeto a las maestras y los maestros de la entidad, Alamilla Betancourt señaló que los problemas de conectividad, contextualización de la prueba y otras irregularidades que se presentaron el año pasado, fueron totalmente solventadas, por lo que existe la certeza de que la evaluación responde a los criterios de objetividad, validez y confiabilidad que consigna claramente el Servicio Profesional Docente.
Con base en lo anterior, no queda más que esperar que los mentores que no respondieron a esta primera convocatoria, lo hagan en las subsecuentes a fin de cumplir con el mandato de la Ley y, no menos importante, demostrar en los hechos su compromiso con la enseñanza de lo más valioso que tiene Quintana Roo, su niñez y su juventud.
¿No lo cree así, amable lector?