Subastan a “Big John” en 7.7 mdd

El mayor esqueleto de tricerátops conocido

 

CIUDAD DE MEXICO, 22 de octubre.- El esqueleto del tricerátops Big John, de 66 millones de años de antigüedad y el mayor conocido, fue subastado este jueves en París y adquirido por un comprador estadounidense por 7.7 millones de dólares.

Esta cantidad es mucho más alta que el precio de salida que puso la casa de subasta francesa Drouot, 1.1 millones de dólares, pero está lejos del récord alcanzado por un esqueleto fósil de dinosaurio: 31.8 millones de dólares por un Tiranosaurio Rex en octubre de 2020 en Nueva York.

En total, 13 personas pujaron por Big John. El futuro propietario de este tricerátops vino a París a visitar el esqueleto cuando fue expuesto al público en septiembre y acabó “In love” con él, explicó su representante en la subasta.

Así pues, Big John volverá a Estados Unidos, donde el primer trozo de hueso de su esqueleto de grandes dimensiones -sólo el cráneo mide 2.62 metros de largo y dos de ancho- fue descubierto en 2014 por el geólogo Walter W. Stein Bill en Dakota del Sur, y supuestamente formará parte de la colección del anónimo comprador.

Su esqueleto está completo a un 60% (y partes como el cráneo lo están al 75%)

Este tricerátops pertenece a la época del Cretácico Superior, la última era de los dinosaurios sobre la Tierra, vivió en Laramidia, una alargada isla continente que iba desde Alaska hasta a México y recorrió las tierras de la actual Dakota del Sur, en Estados Unidos, hace más de 66 millones de años.

Big John murió en una zona inundable y quedó enterrado en el fango, lo que explica su nivel de conservación.

Cifras astronOmicas

En 2015, un equipo de paleontólogos había desenterrado el 60 por ciento del esqueleto, una hazaña poco común, formada por más de 200 piezas que fueron unidas minuciosamente en Italia.

Gracias a la colaboración con las universidades italianas de Boloña y de Chieti se han podido estudiar sus fósiles, lo que permitió descubrir que el cráneo de Big John es un 5 a 10% más grande que el de los 40 cráneos de tricerátops estudiados hasta ahora por los científicos.

Los investigadores también analizaron un trazo de laceración cerca del cráneo, lo que podría ser consecuencia de una cornada que recibió Big John durante un combate con sus congéneros. Esta especie estaba armada con dos largos y puntiagudos cuernos frontales.

La subasta de este esqueleto es un ejemplo más del fervor en torno a este tipo de fósiles. Los esqueletos de dinosaurios vendidos estos últimos años han alcanzado cifras astronómicas en este tipo de mercados, para desgracia de los centros de investigación y los museos públicos que no pueden competir con estos precios en las subastas.

“No podemos competir, explicó recientemente a la Afp Francis Duranthon, director del Museo de Historia Natural de Toulouse (sur de Francia). Esos precios “equivalen a 20 o 25 años de nuestro presupuesto de adquisiciones”, añadía.

La casa Drouot ya vendió algunos fósiles de esqueletos por grandes sumas: dos aleosaurios fueron vendidos entre 2018 y 2020 por 1,6 y 3.5 millones de dólares respectivamente.

Sin embargo, en 2020, la casa no encontró compradores para varias especies, el precio mínimo que proponía el vendedor no se alcanzó.