Carlos Sadness se siente amado

 Impresionado por sus fans mexicanos

CIUDAD DE MEXICO, 17 de septiembre.- Carlos Sadness no había sentido tanto el amor de sus seguidores como en México. Por eso ahora sabe que tiene una responsabilidad de devolver todo lo recibido dando el 100% en su música, tanto al interpretarla en vivo como al escribir sus canciones.

“Seguro que de México me llevo algo para una canción porque ha sido una experiencia de esas que te marcan. El público es mucho más apasionado, en España es más soso en el sentido que nunca me habían venido a buscar al aeropuerto o algo de la magnitud de una cola inmensa para firmar; aquí parece que la cultura de la música es lo primero para la gente y es algo muy bonito”, afirmó.
Este miércoles firmó más de 700 autógrafos a sus fans, por lo que se mostró sorprendido de la respuesta ya que es la primera vez que viene al país. Sus tres conciertos programados en el Lunario del Auditorio Nacional (los días 5, 6 y 8 de octubre) agotaron sus boletajes rápidamente por lo que desde ya el español planea volver para inicios de 2017 con la ilusión de presentarse en algunos festivales importantes y en sitios más grandes.
“No esperaba llenar tan pronto, veníamos realmente sin saber qué iba a pasar y nos da tiempo de alucinar. Cuando tenga un respiro, probablemente en diciembre, comenzaré a trabajar en otro disco y en noviembre editaré un libro de ilustraciones que espero no demorarme en traer. Todas son ideas creativas que pueden convertirse en canciones o en dibujos, me da lo mismo porque a veces se alimentan”, dijo.
La primera chica que se dio cita en una tienda de Plaza Universidad llegó a las 23:30 horas de la noche anterior, lo que fue un gran gesto para el artista, quien recibió regalos como dibujos, cartas, carteles y dulces; aunque mayormente firmaba la portada de su álbum La idea salvaje, también se dio tiempo de plasmar su huella en ukeleles, mochilas y hasta en un brazo.
A Carlos no le importaba el tiempo que se quedara firmando (al final fueron cinco horas), se tomaba el suyo con cada persona ya sea haciéndoles plática, preguntándoles si irían a sus shows y pidiendo que le deletrearan cada nombre para no equivocarse.
“Si fuera por mi me daría igual firmar el disco, una postal o lo que fuera, pero entiendo que si la tienda nos da el lugar para hacerlo debe tener un beneficio. Los artistas que somos más digitales nos da igual la venta de discos, estamos en otra onda, en los conciertos y festivales. Creo que si algún día se deja de salir el físico tampoco será un drama”, expresó quien hacía gritar e incluso llorar de emoción a los que llegaban con él.