Voluntad.

La de los tres Poderes del Estado de no bajar la guardia en aras de erradicar la violencia política en razón de género,

es la que se puso de manifiesto ayer en el Senado de la República, durante el inicio de un diplomado en la materia en el cual participarán servidores públicos del Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, en este evento, al cual acudió el secretario de Gobierno, Dr. Arturo Contreras, en representación del Gobernador Carlos Joaquín González, así como el titular del Poder Judicial, Gustavo Adolfo del Rosal Ricalde, también se realizó la firma de un convenio de colaboración entre el Instituto Belisario Domínguez de la Cámara Alta y la XVI Legislatura del Congreso del Estado, a través de sus representantes el senador Miguel Angel Osorio Chong, y el diputado Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), respectivamente.
En este sentido, fue el líder cameral quintanarroense quien reafirmó el compromiso de las y los integrantes del Poder Legislativo de coadyuvar, a través de la educación, al combate y erradicación de la violencia que se sigue viviendo por razones de género, puntualizando que el diplomado en cuestión es una acción trascendente porque riega la semilla que permitirá trabajar en paz a mujeres y hombres, y así alentar el desarrollo integral de todas y todos, transitando a una forma de vida cotidiana donde cada acto sea la construcción de relaciones de paz y de crecimiento mutuo.
Al respecto, Del Rosal Ricalde destacó que los trabajos del diplomado son reflejo del gran compromiso y coordinación de los tres Poderes de Quintana Roo en la construcción de un Estado democrático donde las mujeres puedan ejercer con plenitud sus derechos políticos y sociales, resaltando que con el inicio de este ejercicio se reanudan las actividades presenciales de capacitación en la Escuela Judicial de Quintana Roo.
Con base en lo anterior, no queda más que esperar que este diplomado cumpla con los objetivos por los que fue impulsado, a fin de arraigar la cultura del irrestricto respeto a Ley y, con ello, cerrar el paso a la violencia política de género y a las condiciones adversas que trae consigo.
¿No lo cree así, amable lector?