Imprimir

Logro.

Es el que, en el presente año, logró Quintana Roo en materia de salud, al cumplir 26 meses consecutivos con cero casos autóctonos

de paludismo, lo que le valió obtener el estatus de transmisión local eliminada, según informó la Secretaría Estatal de Salud (Sesa), a cargo de Alejandra Aguirre Crespo.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, es de relevancia referir que, en 1986, Quintana Roo registró más de 10 mil casos de la enfermedad y, en perspectiva con los años de 2020, 2021 y 2022, se ha logrado y mantenido una reducción del 100 por ciento por infecciones locales, siendo que la vigilancia epidemiológica, como intervención medular para la detección oportuna de pacientes probables, derivó en la toma de siete mil 651 muestras para el diagnóstico de paludismo proveniente de las ocho mil 296 visitas realizadas a las instituciones públicas como la propia Sesa, el IMSS, el ISSSTE, la Sedena, la Semar, instituciones privadas y notificantes, así como voluntarios de la sociedad civil.
En este sentido, no se puede perder de vista que durante este período, también se realizó la búsqueda intencionada de casos mediante visitas domiciliarias en áreas prioritarias de los 11 municipios del Estado, y es así como, en materia de prevención se realizaron 48 intervenciones de eliminación o modificación de hábitats y criaderos de anofelinos con participación comunitaria en localidades de mayor riesgo entomológico, además de que también se llevaron a cabo perifoneos con mensajes de promoción de la salud, con el fin de informar, orientar y fomentar la participación de la población en la prevención del paludismo.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que, para refrendar el compromiso de mantener a Quintana Roo libre de paludismo, este 25 de abril, en el marco del Día Mundial del Paludismo, bajo el lema de “La eliminación del paludismo necesita de ti”, se realizarán actividades preventivas encaminadas al reforzamiento de la vigilancia epidemiológica y del vector, la participación comunitaria, así como la capacitación del personal médico y de enfermería.
Con base en lo anterior, no queda más que reconocer el trabajo que están realizando las autoridades sanitarias, en aras de cerrar el paso a este mal y, con ello, garantizar la salud de las y los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?