Notables.

Así son los esfuerzos que están realizando la Secretaría de Marina (Semar), el Gobierno del Estado

y los Ayuntamientos, con base en la Estrategia para la Atención al Sargazo, a fin de mantener limpias las playas del Caribe mexicano y, con ello, garantizar que los miles de turistas que nos visitan con motivo de la temporada vacacional de la Semana Santa puedan vivir una experiencia inolvidable.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, representantes de dichas instancias sobrevolaron el litoral y recorrieron a pie las playas con la finalidad de supervisar los trabajos que están realizando tanto los Ayuntamientos costeros, con maquinaria y personal, como la Secretaría de Marina que está instalando “muertos” y barreras de contención en los puntos en donde más se ha acentuado el recale de la macroalga en los últimos días.
En este sentido, el contralmirante Alejandro López Zenteno, coordinador de la Estrategia para la Atención al Sargazo, explicó que lo deseable es recolectar la mayor cantidad de la macroalga en el mar, y es así como para estas tareas, la Secretaría de Marina cuenta con 16 embarcaciones menores con 200 elementos que se coordinan con 11 buques sargaceros, tres en Isla Mujeres y Cancún, dos en Puerto Morelos, dos en Puerto Morelos, uno en Tulum y tres en Mahahual, siendo que dichas embarcaciones tienen capacidad de almacenar hasta 20 toneladas, lo cual, sin lugar a dudas, está resultando de gran utilidad para fortalecer los trabajos que se están realizando en las playas.
Al respecto, el antes citado, al tiempo que indicó que en un lapso de tres a cuatro semanas llegaría al litoral quintanarroense el buque sargacero océanico Natans, con capacidad de carga de 250 toneladas, destacó la participación y la coordinación que existe con la iniciativa privada, las autoridades municipales y la ciudadanía en general, a fin de atender este fenómeno, procurando que las playas estén limpias el mayor tiempo posible.
Con base en lo anterior, no queda más que resaltar la importancia de los grandes esfuerzos que se están realizando para que los visitantes, pese a este capricho de la naturaleza, puedan disfrutar de las aguas azul turquesa del Caribe mexicano y, en consecuencia, se lleven una buena impresión que les permita regresar a la brevedad posible.
¿No lo cree así, amable lector?