Imprimir

Expectativas.

Son las que rebasó, y por mucho, el Sexto Congreso Juvenil de Quintana Roo, en el cual,

sus entusiastas participantes, dieron a conocer sus propuestas y planteamientos sobre temas como la salud mental, los derechos humanos, la protección a grupos en situación de vulnerabilidad, el rescate de la lengua maya, la igualdad sustantiva, el medio ambiente, entre otros.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, fue la diputada Fernanda Trejo Quijano, presidenta de la Comisión de Desarrollo Juvenil con Igualdad de Oportunidades de la XVI Legislatura del Estado, quien expresó su felicitación a las y los jóvenes que formaron parte de este congreso, tanto por su destacada participación como por demostrar que tienen la capacidad, actitud y el talento para alcanzar el éxito pese a las adversidades que se les presenten.
En este sentido, cabe señalar que los 26 congresistas juveniles estuvieron trabajando durante dos días consecutivos en diversos talleres para mejorar las propuestas con las que resultaron electos, entre estas, la de adicionar el capítulo de Protección y Conservación de Biodiversidad Marina en la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, impulsar la inclusión educativa para niños y jóvenes con discapacidad, crear tribunales especiales para los procesos legales de las personas que padecen trastornos mentales, así como reformar el artículo 75 de la Ley de Derechos de Quintana Roo, a fin de contemplar un descuento total en la licencia de conducir a jóvenes, así como a los padres y madres solteras.
Al respecto, otras de las propuestas vertidas fueron la de crear un plan de acción concreto para promover, prevenir y tratar la salud mental, reconocer constitucionalmente a los grupos en situación de vulnerabilidad para garantizar su igualdad sustantiva y promover la “Ley de Protección de los Derechos Humanos de las y los Trabajadores del Sector Privado en el Estado de Quintana Roo”.
Con base en lo anterior, no queda más que reconocer el éxito de este congreso juvenil, bajo el entendido de que las ideas que ahí se vertieron, seguramente serán tomadas en cuenta por quienes hoy tienen, desde el máximo órgano de representación popular del Estado, la responsabilidad de actualizar nuestro marco normativo.
¿No lo cree así, amable lector?