Imprimir

Acierto.

Es el que se anotaron ayer las y los integrantes de la XVI Legislatura del Congreso del Congreso del Estado, al aprobar

en comisiones el dictamen de la iniciativa con proyecto de decreto que, en los hechos, dará autonomía a la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) para gobernarse, expedir sus reglamentos, elegir de manera independiente a sus autoridades, planear, llevar a cabo sus actividades y aplicar sus recursos con personalidad jurídica y patrimonio propios.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, fue el vocal de la Comisión de Puntos Legislativos y Técnica Parlamentaria, Edgar Gasca Arceo quien, a través de su cuenta de Facebook, confirmó la aprobación de dicho dictamen, el cual también fue avalado por la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología, presidida por Eduardo Martínez Arcila.
En este sentido, cabe señalar que en la exposición de motivos de la iniciativa firmada por el Gobernador Carlos Joaquín González se expresa que la Universidad de Quintana Roo no sólo es el centro académico en su tipo más joven del país, sino que actualmente imparte 21 carreras y 11 posgrados en su Campus Chetumal Bahía, así como en sus unidades académicas de los municipios de Cozumel, Solidaridad y Benito Juárez, siendo que las reformas que en su momento se propusieron contemplan expresamente las características con las que contará para ejercer plenamente su autonomía.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que entre las reformas en cuestión se incluye la designación de su Junta Directiva de forma totalmente autónoma, así como la conformación de una Comisión Especial, tripartita y proporcional, integrada por miembros del Consejo Universitario, del Patronato y del Consejo Social, cuyo objetivo será proponer la terna para el nombramiento del rector, además de que se deja en claro que las relaciones con sus trabajadores, tanto académicos como administrativos, se regirán por lo dispuesto en el Apartado A del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los términos y con las modalidades que establezca la Ley Federal del Trabajo.
Con base en lo anterior, no queda más que esperar que este dictamen sea aprobado por el pleno legislativo y, con ello, se marque un verdadero parteaguas en la historia de la Uqroo y de todo el Estado.
¿No lo cree así, amable lector?