Imprimir

Histórica.

Así es la iniciativa con proyecto de decreto que el Gobernador Carlos Joaquín González envió ayer al Congreso del Estado, la cual, en los hechos, dará autonomía a la Universidad

de Quintana Roo (Uqroo) para gobernarse, expedir sus reglamentos, elegir de manera independiente a sus autoridades, planear, llevar a cabo sus actividades y aplicar sus recursos con personalidad jurídica y patrimonio propios.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, en la exposición de motivos de dicha iniciativa, la cual deberá entrar en vigor el 1 de enero de 2022, previa publicación en el Periódico Oficial del Estado, se expresa que la Uqroo es el centro académico en su tipo más joven del país; sin embargo, a pesar de esta condición, en la actualidad imparte 21 carreras y 11 posgrados, entre estas, 17 licenciaturas y 4 ingenierías, además de que cuenta con sedes en Chetumal, Cozumel, Solidaridad y Benito Juárez.
En este sentido, el documento en cuestión puntualiza las características con que la máxima casa de estudios de la entidad contará para ejercer su autonomía, y es así como en lo que concierne a la designación de su Junta Directiva, se precisa que su número de integrantes se reducirá de 11 a 9 y se recuperará el texto de su Ley Orgánica de 1992, con la salvedad de que en lugar de que los 4 integrantes restantes sean propuestos por el Consejo Social y designados por el Patronato, será el Patronato el que designe a dos y el Consejo Social, el cual ya no será un organismo del Patronato, sino del Consejo Universitario, a los otros dos.
Al respecto, la iniciativa también contempla, entre otras modificaciones relativas a las relaciones con sus trabajadores, tanto académicos como administrativos, la conformación de una Comisión Especial, tripartita y proporcional, integrada por miembros del Consejo Universitario, del Patronato y del Consejo Social, cuyo objetivo será proponerle a la Junta Directiva la terna para el nombramiento del rector, recuperando el texto de su Ley Orgánica de 1992, salvo que en lugar de que lo presida el presidente del Patronato, lo presidirá el del Consejo Universitario.
Con base en lo anterior, no queda más que reconocer la trascendencia de esta iniciativa del Gobernador, la cual, sin lugar a dudas, hará de la Uqroo una institución más fuerte.
¿No lo cree así, amable lector?