Parteaguas.

Es el que ayer estableció el Gobernador Carlos Joaquín González en la historia de Quintana Roo, al inaugurar el Centro de Conciliación Laboral del Estado, instancia que favorecerá tanto a los trabajadores como

a los empleadores, al permitirles resolver sus diferencias sin necesidad de llegar a un juicio, lo cual les generará notables ahorros en tiempo y dinero.
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, el jefe del Ejecutivo, quien estuvo acompañado por la secretaria del Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal (STPS), Luisa María Alcalde Luján, al tiempo sostuvo que desde ahora corresponderá al Poder Judicial solucionar dichos conflictos en sustitución de las desaparecidas Juntas de Conciliación y Arbitraje, resaltó que con esta nueva etapa se dejarán de lado la corrupción, la impunidad y se logrará un clima laboral de justicia, de equidad y de ética para los patrones, así como para sus empleados.
En este sentido, y tras darse a conocer que en los centros de conciliación laboral de los municipios de Benito Juárez, Solidaridad y Othón P. Blanco se invirtieron 61 millones 18 mil pesos en beneficio de 863 mil 489 personas, el mandatario dijo que con estas acciones, las cuales impulsan los valores de la transparencia y hacen más eficientes los procesos a través de la formación y la capacitación, se cristaliza la libertad sindical y la negociación colectiva, a fin de que los trabajadores elijan libremente a sus representantes sin imposiciones ni amenazas de que perderán sus empleos.
Al respecto, Alcalde Luján destacó que Quintana Roo se suma a 12 Estados más de la República que a partir del tres de noviembre pasado abrieron las puertas de sus centros de conciliación, diciéndole adiós a los juicios laborales que en nada contribuyeron para proteger los derechos de los trabajadores ni de las empresas.
Con base en lo anterior, no queda más que subrayar la trascendencia que tienen dichos centros en una entidad que, como bien lo dijo el Gobernador, por su misma condición de líder en generación de empleos a nivel nacional, requiere de una nueva visión en la que impere la certeza jurídica y el respeto a los derechos de todos los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?