Frutos.

Los de los esfuerzos que desde el inicio de su administración ha encabezado el Gobernador Carlos Joaquín González para cerrar el paso a la delincuencia en cualquiera de sus modalidades,

son los que hoy día están a la vista de todos, y es así como de los seis mil 446 elementos policiacos con que cuentan todas las fuerzas del orden, tanto estatales y como municipales, el 99% ya fue evaluado en el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza (C3).
Y es que tal y como damos cuenta en la edición que tiene usted en sus manos, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), a cargo de Lucio Hernández Gutiérrez, indicó que con lo arriba señalado se busca la sistematización del proceso de control de confianza, actualización y mejora para la detección eficiente de las áreas de oportunidad, así como de los factores de riesgo de los evaluados, destacando que, del estado de fuerza, integrado por policías estatales, municipales, de la Fiscalía General del Estado y de la Policía Procesal, un 11 por ciento resultó no aprobado, por lo que ya está en proceso de depuración ante los órganos competentes.
En este sentido, no se puede perder de vista que el Centro Estatal Desconcentrado, dependiente de la SSP, actualmente está en la última fase de transición, operando en un centro principal en la Zona Sur, en Othón P. Blanco; y una sede alterna en la Zona Norte, en Benito Juárez, capacitando al personal de manera constante en cada una de sus especializaciones, en concordancia con el Centro Nacional de Certificación y Acreditación (CNCA) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Al respecto, tampoco se puede soslayar que durante el pasado mes de mayo, el Estado recibió la revalidación por parte del Centro Nacional de Certificación y Acreditación, siendo que en cuanto al avance de la emisión del Certificado Único Policial, en el año de 2018 se contaba con un 20 por ciento del personal certificado y desde el mes de julio de 2021 ya se cuenta con un total de 79 por ciento.
Con base en lo anterior, no queda más que subrayar la entera disposición del Gobernador de continuar avanzando en la depuración de las corporaciones policíacas, a fin de que las mismas contribuyan plenamente a recuperar la paz y la tranquilidad de todos los quintanarroenses.
¿No lo cree así, amable lector?