Imprimir

Obama y Bush honran a McCain en funeral

 Meghan McCain cuestiona a Trump

 

WASHINGTON, 1 de septiembre.- Los ex Presidentes estadounidenses Barack Obama y George W. Bush, alguna vez rivales del fallecido senador John McCain, lo elogiaron el sábado en su funeral y se unieron a su hija en una ceremonia en la

criticaron al mandatario Donald Trump.
Sin nombrar a Trump, quien no asistió al servicio, Meghan McCain cuestionó al Presidente en declaraciones que, por momentos, generaron aplausos.
“Nos reunimos aquí para llorar el fallecimiento de la grandeza estadounidense, de lo real, no la retórica barata de hombres que nunca se acercarán al sacrificio que él ofreció tan voluntariamente”, dijo Meghan McCain, entre lágrimas.
La hija de McCain hizo un emotivo tributo a su padre y en una crítica al lema de la campaña de Trump, “Haz a Estados Unidos grande otra vez”, dijo que el Estados Unidos de McCain siempre fue grandioso.
Trump, también republicano, mostró públicamente sus diferencias con McCain y no asistió a la ceremonia del sábado. Pasó el día enviando tuits sobre una serie de otros temas y fue a uno de sus clubes de golf privados en Virginia.
Meghan McCain, que no ha ocultado su descontento con las críticas de Trump a su padre, inauguró el acto público de despedida del senador por Arizona, al cual asistieron muchos líderes demócratas y republicanos.
“Era un gran hombre”, dijo Meghan McCain en la Catedral Nacional de Washington.
La ausencia de Trump fue muy destacable en una ceremonia a la que asistieron los ex Presidentes Barack Obama y George W. Bush. Ambos vencieron por separado a McCain en candidaturas presidenciales.
Obama, quien derrotó a McCain en la elección presidencial de 2008, elogió al ex prisionero de guerra por su compromiso con la verdad y los valores democráticos, cualidades que algunos críticos consideran que le faltan a Trump, una ex estrella de un reality show de televisión y magnate de los bienes raíces.
El cuerpo de McCain, que había estado en el Capitolio, llegó a la Catedral Nacional de Washington después de que su caravana se detuviera en el Monumento a los Veteranos de Vietnam, donde su esposa, Cindy McCain, colocó una ofrenda floral para honrar a los que murieron en la guerra.
McCain murió el 25 de agosto víctima de cáncer cerebral, a pocos días de cumplir 82 años.
La familia de McCain había dejado claro que Trump no sería bienvenido en los actos conmemorativos en Arizona y Washington o en el entierro privado del domingo en Annapolis, Maryland, en la Academia Naval de Estados Unidos.