Consignarán a cinco del cártel del Golfo

PDFImprimirE-mail

Share

Ligados a crimen de tirador de droga


Gabriel ALCOCER

CANCUN, BJ, 25 de agosto.- Los cinco integrantes del cártel del Golfo, detenidos la madrugada de ayer, serán consignados en las próximas horas por el delito de ultrajes a la autoridad, mientras que las autoridades ministeriales solicitaron hoy órdenes de aprehensión contra tres de ellos, por su relación con la ejecución del vendedor independiente de drogas que fue sacado del bar Las Vegas. Las investigaciones confirmaron que tres de los detenidos, el jefe de sicarios, Ismael Rosas Ibarra, de 30 años, alias “El Mono” o “El Chuky”; Gerardo Alberto Barrón Salado, de 19 años, de apodo “El Betillo”; y Raúl Hernández Saucedo, de 21 años, conocido como “El Rulo”, todos ellos originarios de Tuxpán, Nayarit, fueron los responsables de acudir al bar Las Vegas, en la Supermanzana 64, donde los meseros le entregaron al ahora occiso, Vidal Augusto Avila Gamboa, señalado de ser un “chapulín”, por vender droga de manera independiente en ese establecimiento que estaba bajo el control del cártel del Golfo.
De esta manera, las autoridades ministeriales solicitaron hoy órdenes de aprehensión contra esos tres sicarios por el delito de homicidio calificado, mientras tanto serán consignados y trasladados en las próximas horas a la cárcel de Cancún por ultrajes a la autoridad.
Los otros dos detenidos en este caso, Saúl Juárez Lozano, de 24 años, alias “El Diablo”, originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas, y María Isabel García Díaz, de 20 años, de apodo “La Chabe”, originaria de Guadalajara, Jalisco, no fueron relacionados con ningún ilícito, porque tenían poco tiempo de haber llegado a Cancún y sólo serán consignados por el delito de ultrajes a la autoridad.
De acuerdo con las investigaciones, la ejecución del vendedor de drogas, Vidal Augusto Ávila Gamboa, quien fue degollado el lunes pasado en un domicilio abandonado de la Supermanzana 64, fue comandada por otro jefe de sicarios, identificado como Jorge Marín González, alias “El Marín”, quien no ha sido detenido.
Marín González llevó al bar Las Vegas a los tres sicarios, Ismael Rosas, Gerardo Barrón y Raúl Hernández, para que se recibieran al “chapulín”, quien fue golpeado en el baño del establecimiento y luego fue sacado por la parte posterior, para después ser subido a un automóvil, conducido por Jorge Marín, quien degolló a Vidal Augusto y dejaron su cuerpo en un predio abandonado de la Supermanzana 64, junto con un mensaje de advertencia para los vendedores independientes de droga.

Carton