Chayanne reconquista a Washington

Con romanticismo, carisma y energía

 

WASHINGTON, 9 de septiembre.- Abrazado de las banderas de Puerto Rico, México y Venezuela, Chayanne electrizó al público de la capital con un show que lo mismo arrancó suspiros con sus baladas románticas clásicas, que contagió

y puso a bailar a los fans con su repertorio rítmico.
En el escenario del EagleBank Arena y ante un público abrumadoramente femenino de todas las edades, la estrella boricua confirmó que a sus 50 años mantiene la misma intensidad escénica, energía y carisma que en sus años mozos al inicio de su carrera.
“El secreto que yo uso –para mantenerme joven- es el mismo suyo”, le responde, con su tradicional sonrisa exuberante, a una veterana periodista antes del show. “Vivir alegre”.
Su gira “Desde el Alma”, que se extenderá hasta finales del 2019, arrancó en Nueva York con localidades agotadas. Después de varios conciertos en Estados Unidos, llegará a México en octubre, donde la mayoría de los boletos se agotaron en menos de 48 horas.
“México lindo y querido, un apoyo grandísimo a mi música de toda la vida… La gira empezó muy bien. Agradecido de la gente y de la vida”, agrega Chayanne, con sus manos detrás del cuerpo en señal de humildad.
En los pasillos del EagleBank Arena, decenas de fans latinos hacen fila para darle un saludo y posar para la foto del recuerdo. Abraza a cada uno de sus admiradores y a un grupo de amigos afroamericanos que acudió al concierto.
“Yo le canto al amor, yo le canto a la pareja, yo le canto a la gente… que busca lo positivo, entonces yo también soy de esa manera”, comenta visiblemente energizado antes de subir al escenario.
Un alarido sale del interior de los miles de fans que abarrotan el EagleBank Arena cuando se escuchan los primeros ritmos de “Torero”. Chayanne brinca al escenario multimedia envuelto por luces rojas que perfilan un contraste dramático con el fondo negro.
Sus fans se ponen de pie y prácticamente así se quedarán durante la mayor parte del concierto con sus rolas más populares como “Humanos a Marte”, sus clásicas como “Tiempo de Vals” y rítmicas como “Fiesta en América” donde celebra la diversidad de Estados Unidos.
En el momento más emotivo de la noche, alguien le arroja al escenario la bandera de Venezuela. Chayanne se arrodilla para recogerla y la lleva a su rostro para honrarla con un beso. Poco después ocurre lo mismo con las banderas de Puerto Rico y México.
Con las tres banderas en el puño recorre el escenario ante la gritería y los aplausos de sus admiradores. Cuidadosamente las extiende y las deposita sobre una de las mamparas del escenario multicolores. Chayanne no dice palabra, pero su música habla por él.
En las afueras del EagleBank Arena cae la lluvia que anticipa la llegada del Otoño en el Noreste de Estados Unidos, pero los fans de Chayanne salen del concierto con los rostros plenos. Una de sus fans mexicanas lo resume con un suspiro y una sola palabra “!buenísimo!”.

candelariabanner